Intermedio, Tercer y Cuarto Prototipo

Hace unos días tuve una conversación con un gran amigo que ahora vive en Londres. Como de costumbre nos hablamos por Skype, nuestras llamadas siempre transcurren con total naturalidad pero siempre llegamos a temas que jamás planeamos. Entonces uno de esos famosos días comenzamos a debatir mi entrada más reciente «Popular vs Intelectual» que por cierto ha resultado ser bastante polémica, el se la compartió a varios amigos y hubieron varias opiniones encontradas, lo cierto fue que tanto ellos como incluso otros amigos míos, me escribieron algunos en desacuerdo con lo que había escrito, otros comentaron estar de acuerdo con lo escrito, mientras otros lo tomaron con cierta parcialidad.

Photo by Emma Matthews Digital Content Production on Unsplash

Lo que me pareció curioso fue que todos se intentaron colocar en alguno de esos dos extremos que planteé y muchos me dijeron que habría tres prototipos más de los anunciados, esto me hizo concluir que no existe una verdad absoluta, algo que me alegra mucho saber, porque ha habido debate sobre el tema, un halago para mí. De acuerdo a varios de mis lectores, podría existir un «Intermedio» entre el «Popular» y el Intelectual«, digamos que hay personas que no se sitúan como el súper popular pero tampoco como el más «nerd«, sino como alguien que no se toma tan en serio la intelectualidad pero si llega a sentir angustia y se preocupa [esto lo podríamos extrapolar a un estudiante universitario por ejemplo]. La descripción para este tipo de personas podría ser una mezcla, digamos «normal» entre el uno y el otro, pero sin ser el más teso en ninguna de ambas, o al menos así lo interpreté yo.

Por otra parte mi gran amigo opina que muchas veces lo que para él es el «vago» al que yo le llamo el «popular» resulta siendo exitoso y esto no necesariamente significa que no tenga habilidades duras desarrolladas, e incluso que hay personas que puede que no aprendan ninguna [habilidades blandas y/o duras] pero que son lo suficientemente inteligentes para rodearse de las personas precisas que las posean, esto me recordó a Mark Zuckerberg que a pesar de no saber programar, si supo buscar a alguien con esta habilidad para crear Facebook.

Photo by Estée Janssens on Unsplash

Por otro lado, este gran amigo opina que hay personas que tienen las dos habilidades, algo así como el superkit, este individuo al que él llama «el tercer prototipo», aquel que es súper intelectual pero que de alguna forma también sabe relacionarse, sabe hacer negocios y contactos, le gusta salir, socializar, es un experto en determinada área pero también es un hit en relaciones interpersonales. En otras palabras, este individuo tiene tanto habilidades duras como blandas y al poseer ambas, es una explosión total, es otro nivel de persona, mejor dicho, un éxito total. ¿Y qué pasa con las personas que en un momento de su vida fueron los más intelectuales y a lo largo de su vida, ya sea por experiencias o por la vida misma, van desarrollando habilidades blandas? ¿Y con aquellos que siempre fueron los más «populares» y de repente encuentran algo que les apasiona y se vuelven expertos en algo específico? Es a este tipo de persona a la que llamaremos «el cuarto prototipo», esa que desmantela toda posibilidad de absolutismo.

Ahora bien, una gran amiga que vive en Madrid, al leer mi artículo me dijo lo siguiente: «Amiga, escribes muy bien pero discrepo algo de tu reflexión! Hay gente fracasada en todos lados, hay gente luchadora en ambos perfiles sociales e intelectuales». Debo decir que ella es una de las personas más intelectuales que conozco, alguien a quien admiro profundamente y que además recuerdo muy bien que en la universidad que fue donde nos conocimos era muy dedicada a sus estudios pero también sabía divertirse, relacionarse y le dedicaba bastante tiempo a una de sus pasiones, el deporte. Confieso que me quedé pensando en su opinión y se la debatí, pero al pasar los días me puse en su lugar y viendo otra perspectiva además de recordarla a ella misma, pensé, ¡es cierto!, claro que no hay una verdad absoluta, ni todos los «intelectuales» son fracasados, ni todos los «populares» son exitosos y aclaro, para mi la palabra fracasado es una utopía, porque para ser exitoso hay que fracasar muchas veces, nadie llega al éxito en su primer intento, así pues, todos somos personas exitosas porque como la línea de la vida, unas veces estamos arriba y otras veces abajo, si esa línea estuviera recta entonces ya no estaríamos en el plano terrenal.

Photo by Estée Janssens on Unsplash

Así que para concluir, creo que si has llegado al final de este artículo, tú eres una persona exitosa y estoy segura que tienes de ambas habilidades, ¿mi consejo? En el mundo actual hay que apuntarse a ser el «tercer prototipo«, hay que ser un hit, hay que explorar, aprender constantemente habilidades que están a la distancia de un clic, hay que ser competitivos, emprendedores e ir más allá de la educación tradicional para estar alineados a las exigencias del mundo moderno. Lo he escuchado millones de veces, vuélvete excepcional aunque sea en una sola cosa, aprende a hacer mejor que nadie algo que pocos sepan, y engrosa esa lista privilegiada de personas que sobreviven a las junglas de cemento.

¿Y tú en cuál de los «tipos de persona» te sitúas hoy?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *