La muerte es solo un portal

En estos tiempos que vivimos, la muerte se ha convertido en algo más común de lo que quisiéramos, hemos perdido muchos seres queridos y decirles adiós ha sido retador en medio de los tiempos por los que atravesamos. Yo misma he vivido en carne propia lo que es sentir que personas a las que amaba profundamente, han dejado de existir en este plano para volver a su hogar a reencontrarse con la luz, con nuestro padre, para recordar quienes son y para que estuvieron aquí por el tiempo determinado que ellos mismos eligieron. Para mí han sido meses de mucha reflexión, desde diciembre de 2020, he tenido que decirle adiós a muchos seres especiales que eran fundamentales en mi vida.

Sin embargo, pasar por esto, ha hecho que me pregunte para qué estamos aquí, para qué pasamos por estas etapas, y así mismo, a que me haga preguntas para las que aún no tengo todas las respuestas. En esa búsqueda interna, encontré a una persona de la que he aprendido mucho y que me ha hecho ver el sentido de la vida desde una perspectiva diferente, Jocelyn Arellano quien a través de su canal de YouTube ofrece información de valor respecto a la vida después de la muerte.

A partir de esa búsqueda he llegado a mis propias conclusiones y hoy siento que la vida es un juego que todos estamos experimentando para aprender aquello que nos hará trascender a una vida espiritual superior, que estar aquí no es una casualidad, que nuestra vida y todo lo que nos ocurre, ha sido de antemano elegido por cada uno de nosotros y que tenemos libre albedrío para ganar o perder la partida, pero que de cualquier manera, un día seremos llamados a abandonar este plano para volver a donde realmente pertenecemos, ese día, entenderemos por qué y para qué hemos venido a la tierra y volveremos a encontrarnos con aquellos que se nos han adelantado. Esa creencia me ha dado fe, esperanza y tranquilidad, porque sé que en algún momento volveré a ver a esas personas que tanto amé y tengo la certeza de que están ahora en un lugar mejor donde no hay enfermedades, ni tristezas, ni dolor sino un amor inmenso que solo se puede experimentar allí.

Si estás leyendo esto y también estás pasando por la pérdida de un ser querido, déjame decirte algo, puedes estar tranquilo (a), él o ella está bien, sí, duele su ausencia, pero tenemos el consuelo de saber que están en un lugar de luz y que en el momento que Dios lo disponga, nos vamos a volver a encontrar. Así que alégrate, celebra porque la muerte no es el final, es el comienzo de una nueva vida llena de muchas bendiciones que ahora hemos olvidado para aprender aquí en la tierra experimentando lo opuesto de lo que somos, amor, pero un día volveremos a recordar y encontraremos el sentido del por qué y para qué estamos aquí.

La vida es una oportunidad para elevarnos espiritualmente, es un reto que nos hemos impuesto para comprender el sentido de nuestra existencia, la muerte es solo una puerta a una nueva vida, la verdadera, a la que todos hemos de volver para entender que somos uno y que la muerte no existe, es solo el comienzo de la vida.

La muerte es solo un portal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *