La vida es un espejo

Todo lo que creamos, es una proyección de nuestro inconsciente, todo, absolutamente todo lo que nos rodea, es producto de lo que está en nuestro interior, todo está directamente ligado a nuestros pensamientos y todo lo que nos ocurre lo hemos creado nosotros mismos, en otras palabras, somos nosotros los creadores de nuestra realidad. En este juego llamado vida, desde la ilusión, como humanos tendemos a querer corregir al amigo, al vecino, a nuestra pareja, etc., sin tomar consciencia que esos personajes forman parte de un escenario y que en realidad están representando roles en nuestras vidas, de hecho, todos son un reflejo de nosotros mismos.

Todo el universo es una artificio mental, como es dentro es fuera, y como tú estes creando en tu sistema de creencias, lo vas a manifestar fuera. En esta medida, podemos crear desde el ego, o desde el amor, sin embargo, la vida es tan sabia que de alguna manera siempre nos esta orillando a hacerlo desde el amor, por medio de la cual experimentamos miedos para transmutarlos en amor. Por ejemplo, si sabes hablar Inglés pero temes hablarlo, la vida se encarga de ponerte en una situación o en un ambiente en que tengas que ponerlo en práctica para que una vez lo transites, refuerces esa habilidad y tomes la confianza y el discernimiento de que dominas esa habilidad y el temor a hablarlo desaparezca.

Así como la vida es un reflejo de nosotros mismos, en las relaciones todos somos espejo, la pareja es el espejo por excelencia pues están en tu vida para hacerte crecer. Ahora bien, no tener pareja también es un espejo de algo, muy probablemente se debe a la necesidad de aprender a vivir en soledad para en la siguiente relación no tener un patrón de dependencia emocional. Por otro lado, todo lo que tú sientes y piensas de ti mismo, te lo va a reflejar tu pareja, si no te respetas, tu pareja no te va a respetar, si te hablas mal a ti mismo, tu pareja te va a tratar mal, si no te amas a ti mismo, tu pareja no te va a amar, y así sucesivamente.

Si le tememos al abandono, la vida nos va a manifestar esto, si le tememos al rechazo, nos lo va a manifestar, y así sucesivamente hasta que lo trasciendas y si te resistes pues la vida te lo va seguir poniendo con volumen aumentado hasta que lo aprendas y lo sanes. El día que escuché esto, comprendí muchas cosas de mi vida, y espero que al leerlo, a ti te genere el mismo o quizá un mejor impacto. Si tú cambias, todo cambia, todo lo que eres, sientes y piensas, se refleja fuera, así que ahí está la clave de todo. Todo se trata de tu vibración, si vibras en amor, recibes amor, si vibras en miedo, lo alejas, si vibras en abundancia, entonces tu vida es abundante, pero si vibras en escasez, sucede lo contrario, y así cada aspecto de tu vida.

«Lo que ves en mí, está en ti», nada más cierto que esto, aquí aplica esa frase cliché que muchos usan de: ella o él es tóxico (a) , pero ¿cuál es la verdad? Nadie es tóxico (a), las relaciones con esa persona sí, pero en definitiva, esa toxicidad que ves en el otro, realmente está en ti, así de simple. En la otra polaridad, todo lo bueno que ves en el otro, está dentro de ti, es imposible ver algo que no está dentro de ti, así que cuando dices: es que esa chica o ese chico es súper inteligente, es que es demasiado interesante, es que es muy guapo (a) es porque tú eres todo eso.

Este tema es bastante complejo en realidad, y ponerlo en pocas palabras en este escrito es todo un reto, pero en resumen se trata de ver la vida como lo que es, un juego en el que estamos todo el tiempo buscando subir al otro nivel y mientras eso pasa, perdemos en el intento, pero al perder estamos ganando y aprendemos hasta llegar al éxito, a ganar el juego. ¿Te suena?

Al final todo se resume en algo sencillo, todo lo que eres dentro, lo reflejas fuera: La vida es un espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *